8:00 am

La inflamación: ¿qué es y cómo podemos manejarla?

Imagen de perfilMariangeles Gomez
weloveyou-articulo-la-inflamacion  

Todos los días nos enfrentamos, con cierta variedad y nivel, a una cuestión / situación que llamamos “inflamación”. Ya sea por estrés, una enfermedad, nuestro ambiente y otros muchos factoresla inflamación está presente en nuestras vidas, pero ¿qué es la inflamación y cómo afecta a tu salud y podemos manejarla? En pocas palabras, la inflamación es un proceso natural que ayuda al cuerpo a sanar mientras se defiende del daño. Básicamente es el proceso de reclutar células inmunes a los tejidos en el cuerpo para que realicen sus acciones.

La inflamación es parte de la respuesta inflamatoria del cuerpo cuando aumenta la producción de glóbulos blancos y células inmunes que trabajan juntas para combatir las infecciones. La inflamación puede aparecer a corto plazo, conocida como inflamación aguda, así como a largo plazo, conocida como inflamación crónica.

 

 

Lo que la inflamación significa para tu salud

La inflamación no es técnicamente “buena” ni “mala”. La inflamación puede ser beneficiosa con respecto a la inmunidad y la defensa celular. La inflamación hace que el cuerpo se ponga en marcha para defenderse de enfermarse y combatir eficazmente los agentes patógenos (bacterias, virus y hongos), para que no se apoderen del cuerpo. En el mismo sentido, se experimentan ambas formas de inflamación cuando se hace ejercicio. La inflamación aguda aparece con molestias temporales después de un entrenamiento y reducción de la inflamación crónica, como disminución del dolor en las articulaciones, signos acelerados de envejecimiento y enfermedades como el cáncer u obesidad a largo plazo.

Los signos típicos de inflamación aguda pueden incluir enrojecimiento, dolor e hinchazón. La crónica, aunque a veces no es visible a simple vista, puede ocurrir como resultado del estrés a largo plazo, problemas de salud intestinal y obesidad, también conduciendo a problemas de salud importantes como diabetes, cáncer, enfermedad del corazón, etc.

 

 

¿Qué causa la inflamación?

La inflamación puede ser causada por una multitud de factores de estilo de vida y comportamientos diarios. El consumo excesivo de alcohol, por ejemplo, puede crear inflamación en el cuerpo. Otras causas comunes de inflamación incluyen comer alimentos procesados ​​y envasados ​​que están llenos de grasas trans, llevar una dieta cargada de carbohidratos refinados y tener un estilo de vida sedentario.

 

 

5 formas de reducir la inflamación

Una vez  reconozcas las causas comunes de la inflamación y comprendas los riesgos, es fácil encontrar formas de reducir la inflamación.

 

 

1. Actívate

Mover el cuerpo es uno de los pilares de la salud. El movimiento es beneficioso para la mente, el cuerpo y el espíritu. Cuando se trata de inflamación, es especialmente importante encontrar la forma de disfrutar moviendo el cuerpo y hacerlo todos los días. Un estudio reciente sugiere que una sesión de 20 minutos de ejercicio moderado puede estimular el sistema inmune, produciendo una respuesta celular antiinflamatoria.

Este curso con Magali Dalix en la escuela puede ayudarte a esto.

 

2. Disfruta de alimentos enteros e integrales

Al consumir de forma regular alimentos integrales, tu cuerpo irá rechazando el “alimento” procesado, envasado o refinado que no aporta nada a la mesa en términos de salud. Los alimentos integrales (alimentos de la tierra) trabajan eficazmente para nutrir cada célula de tu cuerpo. Piensa en frutas, verduras, grasas saludables, proteínas, alimentos fermentados, algas marinas, especias, hierbas.

Para tener recursos, puedes consultar los cursos de alimentación.

 

3. Limita el consumo de alcohol

El consumo (excesivo) de alcohol puede causar muchos problemas de salud física y mental y muchos de ellos encuentran inflamación en su raíz. Incluso en un bebedor ligero, el alcohol puede alterar el metabolismo y potencialmente llevar a comer en exceso, así como la dificultad para absorber vitaminas y minerales importantes en una dieta saludable. Como parte de un estilo de vida equilibrado, el consumo de alcohol se puede realizar pero con moderación.

 

 

4. Evita los carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados suponen un riesgo porque provocan que los niveles de azúcar en la sangre aumenten. La investigación ha sugerido que las dietas excesivas en carbohidratos refinados y grasas saturadas son factores de riesgo para la resistencia a la insulina. Diversos estudios han demostrado que el calcio, el magnesio, la vitamina D y los ácidos grasos omega-3 probablemente protegen contra la inflamación y la resistencia a la insulina. Moraleja de la historia: la inflamación es otra razón más para reducir el consumo de carbohidratos refinados.

 

 

5. Manejar mejor el estrés

La investigación ha demostrado un vínculo directo entre el estrés y la inflamación, por lo que es aún más importante aprender estrategias y herramientas de manejo del estrés para que realmente puedas relajarte. Comienza con ejercicios de respiración o relajación, puedes comenzar una práctica de meditación, realizar alguna actividad que te agrade como pintar, hacer cerámica, leer, etc.

Puede interesarte un curso de yoga.

 

Vemos con esto que la inflamación, tan presente en nuestras vidas, puede controlarse si adaptamos algunos factores y hábitos de nuestro estilo de vida.