8:00 am

¿Cómo cuidar la piel después del verano?

Imagen de perfilYolanda Bosque
tarro cristal con flores  

En verano cambiamos de  rutinas y  horarios, se disfruta de mucho más tiempo al aire libre y se realizan actividades que no tienen nada que ver con el día a día habitual. Es posible que con estos cambios de hábitos nos olvidemos del cuidado diario que necesita la piel. Si además se han pasado horas al sol, la piel lo nota y pierde elasticidad, está más seca y deshidratada. Es por ello muy importante que a la vuelta de las vacaciones, tengamos especial cuidado de la piel y la tratemos con más mimo y atención para ayudarla a volver a su equilibrio natural. ¿Cómo cuidar la piel después del verano? Os hablo de ello aquí mismo.

 

Rutina habitual e ingredientes naturales

La piel necesita ingredientes naturales ricos en antioxidantes como Vitamina E para ayudar a prevenir el envejecimiento, también ingredientes que nutran en profundidad la piel y ayuden a recuperar la hidratación. Es necesario incorporar ingredientes que reparen la piel y sean emolientes, suavizantes y calmantes. También muy importante regresar y recuperar la rutina diaria de cuidado de la piel para ayudarla a recuperar su equilibrio.

Los ingredientes naturales son los más recomendados, son un verdadero alimento para la piel porque están llenos de propiedades beneficiosas y saludables.

 

¿Cuáles pueden ser esos ingredientes?

  • Aceite de jojoba: es un básico para cualquier tipo de piel porque equilibra el manto protector, se puede utilizar tanto en la cara como en el cuerpo.
  • Aceite de oliva y manteca de karité: ambos son ricos en Vitamina E por lo tanto son antioxidantes, frenan el antienvejecimiento y aumentan la producción de colágeno. Además la manteca de karité es protectora, hidratante y emoliente. El aceite de almendras también es suavizante y emoliente y se puede utilizar en pieles sensibles y para los bebés.
  • Rosa mosqueta: para restaurar la piel dañada del rostro únicamente es necesario utilizar este aceite porque repara la piel en profundidad, además ayuda a eliminar las arrugas y a difuminar marcas y cicatrices.
  • Aceite de caléndula: para la piel del cuerpo este es un aceite vegetal que no puede faltar en casa. Regenera y calma y se puede utilizar en caso de dermatitis y eccemas.
  • Aceite de coco: rico en ácidos grasos y tiene propiedades antibacterianas y antinflamatorias. Es un aceite recomendado para hidratar la piel del cuerpo y prevenir el envejecimiento cutáneo y se puede utilizar para tratamientos dermatológicos.
  • Gel de aloe vera, conocido por sus propiedades antiinflamatorias, hidratantes, reparadoras y dermoprotectoras y algo importante también es que refuerza la barrera hidrolipídica natural. Tan solo es importante tener en cuenta que es astringente, esto quiere decir que si se tiene la piel seca, no se recomienda su uso en el rostro y/o cuerpo durante muchos días.  Se puede utilizar para cuerpo, cara y cabello.

 

¿Qué hacer con estos aceites?

  • Os recomiendo combinar el aceite de caléndula y el aceite de jojoba para aplicar en la piel de rostro y cuerpo.
  • El aceite de rosa mosqueta combinado con aceite de jojoba, se puede utilizar por la noche como serum facial.
  • Utilizar la manteca de karité para reforzar la nutrición y reparación en aquellas  zonas de la piel que se noten muy estropeadas como pueden ser talones o codos.
  • El gel de aloe vera puede mezclarse con un aceite vegetal y así obtener una crema natural con unas propiedades muy beneficiosas para la piel.  Simplemente hay que mezclarlo, agitar y listo para usar.
  • Mezclar aceite de almendras con aceite de oliva o de coco, da como resultado una sinergia de aceites calmante, suavizante, hidratante y antioxidante.

 

Espero que mis recomendaciones os sirvan de orientación y guía para cuidar de la piel después del verano. Ya veis que lo más importante es volver a la rutina habitual y recurrir a los ingredientes naturales.